lunes, 2 de junio de 2014

El Rey abdica. ¿Qué va a pasar en España?



   El Rey Juan Carlos I acaba de abdicar, justo antes del Mundial de fútbol, justo después de las elecciones europeas. Sus razones tendrá. Pero la pregunta ahora es ¿qué va a pasar en este país? Algunos dirán que nada y que la maquinaria institucional democrática se encargará de todo, y que tendremos otro rey Felipe en apenas dos semanas. Puede ser, pero me permito discrepar de la profecía o, si se me permite, discrepar a medio-largo plazo. Me explicaré.

  Las crisis no salen gratis, aunque sólo sea por el pequeño detalle de millones de personas que lo pierden todo, casi todo, o algo de lo que tenían. De menos a más se va bien, lo contrario no. Esta masa indeterminada de "molestos-cabreados" tiene dos opciones, mantener la esperanza de que nuestro sistema político-Unión Europea les acabará sacando de su mal momento, o dejar de contar con zapatos de difunto y tirar "p´al monte". A juzgar por los resultados de las elecciones europeas, me parece que han optado por lo segundo, al menos buena parte de esa masa "inquieta y cabreadilla". Y de esta tonta manera comienzan a surgir movimientos en contra del actual sistema, ahora con representación política. Naturalmente, este sistema no ha tardado en tacharlos de revolucionarios, utópicos, perro-flautas y demás perlas cariñosas, pero con ello lo único que conseguirá es que su número de votos aumente en un año, y aún más en año y medio. Es decir, pueden llegar a ser "necesarios para gobernar", si es que no gobiernan directamente en algunos lugares.

   Bien, recuerdo que estos movimientos no quieren una monarquía. Y como está en el ser humano el querer mandar, auguro una primera fase en la que los políticos actuales, los clásicos por así decirlo, cederán a la tentación de negociar con estos "rebeldillos", a la espera de que el pueblo se canse de ellos, se integren en el "cotarro" o, simplemente, vuelvan a ganar los partidos de siempre. Por supuesto, cuentan con que la recuperación económica saque a los ciudadanos de esa "tontería pasajera" de votar a estos partidos nuevos. Pero mientras haya que negociar, algo habrá que ceder, y vistos los temas en solfa: banca, unión europea, empresas Ibex-35, no al pago de la deuda, expropiaciones por razones de orden social, o el talego para algunos artistas "clásicos", ¿adivinan por dónde se puede empezar a ceder? Claro que sí, hombre, por la monarquía. Bien mirado, es de las pocas realistas.

  

   Pero es que, entre los políticos clásicos, no todos están por el "buen rollito". El separatismo catalán y vasco, por ejemplo, no parece que en esta ocasión se limiten a un amago, aunque podría ser. Izquierda Unida ya está pidiendo un referéndum hoy para la cuestión monárquica, y el PSOE va a tener que sacar "tó lo que lleva entro" para recuperar votos, y den por seguro que lo mejor que les queda es la izquierda de toda la vida, visto el hastío de aquella masa, que citaba más arriba, de la socialdemocracia.

   Así pues, veo a Felipe VI poniéndose la corona, pero dada mi edad no debería ver cómo se la quitaba, y el caso es que lo veo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada